Presume de sabiduría y aprende a diferenciar el cerdo ibérico - Restaurantes típicos Madrid - Los Torreznos - Restaurante con parrilla
16139
post-template-default,single,single-post,postid-16139,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-theme-ver-6.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0,vc_responsive,elementor-default
 

Presume de sabiduría y aprende a diferenciar el cerdo ibérico

28 Feb Presume de sabiduría y aprende a diferenciar el cerdo ibérico

Además del aspecto físico, la primordial diferencia entre el cerdo ibérico y el cerdo blanco es la forma en que se crían y la nutrición que reciben.

Los cerdos ibéricos se han criado siempre en libertad, en las dehesas de las zonas españolas (sobre todo Extremadura y la parte occidental de Andalucía) que desde la antigüedad se dedican a la cría de esta raza. Haciendo ejercicio a diario a lo largo de la búsqueda de su alimentación en la montaña, que es el periodo principal de engorde del cerdo, a base de bellotas y las yerbas fresca que hay en la dehesa.

Esta combinación de libertad y forma de nutrición, es lo que ha provocado con el paso del tiempo que la genética del cerdo ibérico sea tan saludable y apetitosa para el ser humano.

Cerdo ibérico y cerdo blanco serrano de España 

La nueva Norma de Calidad (está pendiente de aprobación en el Parlamente Europeo) deja la cría de cerdos ibéricos en situación de no libertad, es decir, encerrados en granjas sin capacidad de hacer ejercicio. Esta forma de cría es famosa entre los profesionales del ámbito como “cerdo de rejilla” y de cara al público debe aparecer en el etiquetado como “Cerdo Ibérico de Cebo”.

Para los profesionales que llevamos toda nuestra vida viendo al cerdo ibérico correr y comer en libertad en la dehesa, esta nueva categoría no solo es un paso atrás en la búsqueda de la excelencia sino además puede provocar la pérdida de la pureza de una raza milenaria única en el planeta.

Si deseas disfrutar de un auténtico jamón ibérico, cerciórate de que se haya criado en libertad.

Los cerdos blancos se crían en granjas, sin libertad, sin efectuar ningún género de ejercicio y comiendo solamente piensos efectuados con cereales y legumbres

 

No Comments

Post A Comment